martes, 17 de noviembre de 2009

Fito & Fitipaldis - Antes de que cuente diez

(...) Fito & Fitipaldis surgió en 1998, cuando el cantante de Platero y Tú, el bilbaíno Fito Cabrales, decidió fundar un grupo con la intención de publicar temas un tanto alejadas del patrón del rock & roll habitual de su anterior banda, bastante más dura. Se trataba de dar salida a historias personales pasando por el blues, el rock, el soul e incluso el swing.

Dicho proyecto arrancó ese mismo año con la publicación de A puerta cerrada, un disco del que se fabricaron 10.000 copias y que en la actualidad lleva despachadas 40.000 unidades, lo que fue una sorpresa para todos. Este álbum debut incluía una versión de Enrique Urquijo, Quiero beber hasta perder el control. También hubo un tema, Trozos de cristal, en el que colaboró Roberto Iniesta, de Extremoduro(...)

Creo, y esto es una opinión personal, que este próximo 2010 será el definitivo para que la música de Fito & Fitipaldis se reconozca a nivel mundial.

Pienso que es el mejor grupo español en la actualidad





Puedo escribir y no disimular
es la ventaja de irse haciendo viejo
no tengo nada para impresionar
ni por fuera ni por dentro.
 
La noche en vela va cruzando el mar
porque los sueños viajan con el viento
y en mi ventana sopla en el cristal
mira a ver si estoy despierto.
 
Me perdí en un cruce de palabras
me anotaron mal la dirección
ya grabé mi nombre en una bala
ya probé la carne de cañón
ya lo tengo todo controlado
y alguien dijo no, no, no, no, no
que ahora viene el viento de otro lado
déjame el timón
y alguien dijo no, no, no
 
Lo que no llegará al final
serán mis pasos, no el camino.
No ves que siempre vas detrás
cuando persigues al destino.
 
Siempre es la mano y no el puñal
nunca es lo que pudo haber sido
no es porque digas la verdad
es porque nunca me has mentido.
 
No voy a sentirme mal
si algo no me sale bien
he aprendido a derrapar
y a chocar con la pared
que la vida se nos va
como el humo de ese tren
como un beso en un portal
antes de que cuente 10.
 
Y no volveré a sentirme extraño
aunque no me llegue a conocer
y no volveré a quererte tanto
y no volveré a dejarte de querer
dejé de volar me hundí en el barro
y entre tanto barro me encontré
algo de calor sin tus abrazos
ahora sé que nunca volveré.