viernes, 28 de mayo de 2010

Miguel Ríos – El Río






Que lejos queda aquel Río, Cuerpo de Hombre le llamaba y continúa llamándoselo, no es el que cantaba el viejo Miguel, no, aquel río era un río fatigado de dar vueltas a muchas turbinas que producían unos de los mejores paños del mundo: los paños de Béjar. Agua más fresca y natural no era posible, pero la mano destructora del hombre dejó al río en regato pestilente. Hoy, “gracias a la desindustrialización” mi querido Cuerpo de Hombre está recuperándose.

En tu recuerdo por los días felices que me diste












Yo recuerdo aquel día
que nos fuimos a bañar,
aquel agua tan fría
y tu forma de nadar,
en el río aquel
tu y yo y el amor
que nació de los dos.

Yo secaba tus manos

tu mirabas una flor,

nuestros cuerpos mojados

bajo los rayos del sol,

en el río aquel

tu y yo y el amor

que nació de los dos.


Allí nada ha cambiado

nuestro río sigue igual,

con sus aguas tan claras

que se pierden en el mar,

en el río aquel

tu y yo y el amor

que nació de los dos..


Nuestro amor en el rio

tú tambien me querías

la la la la lara...